Saltar al contenido

Enoturismo en España: viajando con el paladar

enoturismo

Descubrir, sentir, disfrutar… El enoturismo o turismo enológico es eso y más. Cada vez es la opción más escogida por aquellos que quieren hacer una escapada diferente. Y, créeme, no me extraña en absoluto dado que el enoturismo en España es uno de los más populares del mundo.

¿Eres amante del vino?

Si la respuesta es que sí, esta guía para hacer enoturismo en España te va a encantar y, sobre todo, te va a resultar muy útil si eres un principiante en este tipo de turismo tan peculiar.

Qué es el enoturismo: definición

Bueno, lo primero que debes saber es qué es el enoturismo o turismo enológico:

Se trata de aquel viaje o experiencia que está relacionada con el mundo del vino. Visitar bodegas, viñedos, saber cómo se elabora el vino, conocer su historia y aprender a saborearlo y a comprenderlo.

En definitiva, un viaje único a una zona vinícola que te descubre todos los secretos en torno a una de las bebidas alcohólicas más consumida en España: el vino.

Normalmente, además, esta escapada enológica se suele acompañar con el maridaje y comidas en restaurantes. Al final, como te decíamos, es una de las escapadas más completas, ya que disfrutas del paisaje, la gastronomía y el mejor de los vinos.

enoturismo en España

Enoturismo en España

Con solo un dato entenderás la importancia del enoturismo en España: tenemos, nada más y nada menos que, 23 rutas del vino certificadas.

Pero no te creas que estas rutas solo suponen la visita de una bodega y ya está, sino que estas bodegas han preparado packs de experiencias únicas y en muchas de ellas se incluye el hotel y la comida. E, incluso, hay otras que ofrecen cursos de maridaje o rutas a caballo.

Como verás, el enoturismo va mucho más allá del vino.

¿Te apetece descubrir más?

Te cuento cuáles son las mejores bodegas españolas para visitar este mismo otoño y comenzar a practicar enoturismo en tu propio país. Te aseguro que te vas a volver un auténtico adicto a estas rutas. Comenzamos:

Enoturismo Ribera del Duero

Las tierras que rodean el río Duero no solo son de espectacular belleza, sino que, además, están relacionadas con el mundo del vino desde ni se sabe gracias a su excepcional suelo. La Denominación de Origen Ribera del Duero abraza más de cien pueblos de las cuatro provincias de Castilla y León y llega hasta una extensión de más de 115 kilómetros. ¡Hasta 308 bodegas!

De hecho, ya son más de 900 marcas las que llevan este sello. Y lo mejor de todo es que puedes visitarlas, ver cómo se elabora el vino de Ribera del Duero y disfrutar de una experiencia inolvidable. Estas son algunas de las bodegas que puedes visitar:

Bodega Protos

Esta bodega se encuentra en uno de los emplazamientos más importantes de la comarca: el Castillo de Peñafiel, donde se encuentra el Museo del Vino.

La Bodega Protos es, sin duda, una de las más visitadas de la zona por su carácter cultural y gastronómico. De hecho, se pueden visitar sus dos bodegas: la antigua que recorre el interior de la montaña y la nueva.

La visita de 1,5h incluye el recorrido por ambas bodegas, así como una degustación o cata de vinos al final de la ruta (suele ser un vino blanco verdejo y un tinto crianza). Puedes realizar tu reserva individual o en grupo, pero será necesario que se cierre un grupo de, al menos, 8 personas para llevarlo a cabo.

El precio por persona es de 10 euros y los niños de 4 a 17 años pagan solo 5 euros.

enoturismo

Además, existen otras opciones para profesionales del sector del vino que requieran una cata de vinos más técnica, un curso de iniciación a la cata o incluso una degustación de varios vinos, entre otras. Puedes obtener más información en la página web oficial de las Bodegas Protos.

Bodegas Portia

Una arquitectura única diseñada por el arquitecto inglés Normal Foster. De hecho, es una de las bodegas de vino más aclamadas del mundo gracias a su estética. Eso sí, no esperes un diseño tradicional porque no lo vas a encontrar. Tiene un estilo moderno, al igual que sus vinos, y permite disfrutar del maridaje de su vino como si te encontrarás en otro mundo.

Aquí, además de saborear sus deliciosos vinos, podrás disfrutar de su Exposición Ars Fundum y de otra serie de actividades: visita y cata de vinos + exposición. 2 vinos y 3 tapas + visita, menú más que vino + visita, menú portia + visita, menú castellano + visita o menú finca la encina + visita. Los precios varían entre los 14 y los 55 euros.

¡Ah! Y no te vayas sin hacer una visita al Triennia Gastrobar.

Un equilibrio perfecto entre la arquitectura y la calidad del sabor del vino.

Más información en la página web oficial de Bodegas Grupo Faustino.

Enoturismo La Rioja

Los riojanos dicen que el vino es mucho más que una bebida, que es una forma de compartir la vida. Aseguran que su vida social gira en torno a esta bebida y que, sin duda, se encuentra presente en los momentos más importantes. Así que, imagínate la importancia de las rutas vinícolas en La Rioja.

En las visitas a sus bodegas más importantes no solo disfrutas del mejor de los vinos sino que, además, disfrutas de la mejor comida.

En La Rioja existen más de ochenta bodegas que incluyen visitas y, en general, más de quinientas.

Por cierto, ¿sabías que también existen los tratamientos de vinoterapia? Sí, sí. Muchas bodegas ya lo incluyen.

Pero bueno, vamos al lío, que me voy por las ramas. Allá va la lista de las mejores bodegas de La Rioja para practicar enoturismo:

Marqués de Riscal

Lo mejor de esta bodega es que te permite alojarte en el hotel que tiene justo al lado. Las instalaciones son bastante modernas y la ruta es completísima. El vino del Marqués de Riscal es uno de los vinos con mejor reputación de toda La Rioja y tiene una historia fantástica que seguro que te gusta.

Bodegas Muga, en Haro

Mi consejo es acompañar la visita guiada por esta prestigiosa bodega con una comida en uno de los restaurantes de la ciudad de Haro.

Y dirás: ¿por qué?

Pues simplemente porque su gastronomía es excepcional.

Además, la visita a la bodega es muy interesante porque siguen manteniendo la forma de elaboración tradicional. Es más, disponen de una de las pocas tonelerías que, aún hoy, sigue en funcionamiento permanente.

¿Te gusta el mundo del vino, la gastronomía y la cocina? Te recomiendo leer mi opinión sobre la Escuela Masterchef.

Fuenmayor

En esta bodega los vinos también son elaborados de forma natural y siguiendo su proceso necesario para conseguir un sabor único.

La calidad está patente tanto en la forma de trabajar como en la bodega en sí. Al igual que la anterior, el hecho de hacerlo de forma natural hace que la visita sea un verdadero espectáculo.

Y si, además, te dejan probarlo, mejor que mejor, ¿no crees?

Briones

La Dinastía Vivanco te ofrece la posibilidad de visitar el Museo de la Cultura del Vino, una experiencia única ya que el museo está catalogado como uno de los mejores del mundo.

Además, el entorno es inmejorable y la visita será perfecta si la acompañas con una comida en uno de sus espectaculares restaurantes. Si eres amante del vino, no te lo puedes perder por nada del mundo porque en cada rincón se ve el amor de esta familia por la bebida más popular en España.

Enoturismo Galicia

La Denominación de Origen Rías Baixas recorre el mundo y es por algo. La calidad de sus vinos es excelente y si el maridaje lo acompañas con sus espectaculares paisajes, los senderos y los grandes viñedos es más que perfecto.

enoturismo

Además, también puedes combinar tu escapada de enoturismo con los mejores restaurantes y alojamientos para crear una experiencia única.

Bodega Lagar de Costa

Es una bodega familiar llena de historia. En ella, el esfuerzo y el amor de tres generaciones por el vino hacen que su Albariño sea conocido internacionalmente. Muchos dicen que es un vino incomparable gracias a su extremada calidad y características.

Esta bodega se ha ido reformando por el paso del tiempo, pero ha seguido manteniendo su estructura original a base de piedra y madera. Merece la pena visitarla.

Enoturismo Cataluña

Ya sabes que tanto el vino como el cava tienen su propia historia en Cataluña. De hecho, tiene un total de doce Denominaciones de Origen, así que creo que con eso te lo digo todo.

Sus bodegas te permiten disfrutar de cada sorbo de sus vinos a la vez que compartes mil y una experiencias más.

Descubre sus viñedos al lado del mar o aquellos que se encuentran a más de 1.000 metros.

Haz una ruta y descubre los más maravillosos sabores y, por supuesto, aprovecha para conocer el maravilloso entorno que te ofrecen los viñedos de Cataluña.

Celler Piñol

En 1995 Celler Piñol embotelló el primer vino. En este caso se trataba de un vino blanco hecho con Garnacha Blanca, la uva reina de Cataluña.

Hoy en día, sus impresionantes vinos han hecho que la crítica y los amantes de esta bebida lo tengan en un pedestal.

Cabe decir que el clima mediterráneo hace que sus uvas se maduren poco a poco y que cojan ese sabor tan único. Una visita imprescindible si te interesa el enoturismo catalán.

¿Te gusta comer bien? Echa un vistazo a los restaurantes más caros de Madrid y decide si puedes permitirte el lujo de hacer una reserva.

Enoturismo Castilla la Mancha

¿Sabías que en Castilla-La Mancha se encuentra el mayor viñedo del mundo? Es el primer lugar del mundo en cuanto a producción, de hecho, existen unas 90.000 explotaciones vitícolas.

Obviamente, la producción del vino es uno de los motores económicos de esta zona y siguen innovando cada día para seguir ofreciendo el mejor vino posible. Y tú puedes disfrutar de su historia y elaboración en alguna de estas bodegas manchegas:

Mainetes

Una empresa joven, pero con un amplio conocimiento del vino. Ofrecen una gran variedad en vinos crianzas y jóvenes y, encima, la bodega se encuentra en un lugar privilegiado.

Unas instalaciones sencillas pero que dan como resultado un vino excepcional.

Por cierto, puedes completar la experiencia con una estancia en su magnífico spa en el que te dan la oportunidad de hacer un maridaje con queso de la zona.

Bodegas Real, Valdepeñas

En Bodegas Real te ofrecen una visita guiada de lo más completa. Desde poder conocer los campos, hasta los tipos de uva que se usan y su elaboración. Nada más entrar por la puerta conocerás ese espectacular aroma de los vinos y, además, puedes disfrutar de una impresionante comida en su restaurante.

Finca la Estacada, en Tarancón

Lo mejor de estos vinos es su gran relación calidad y precio. Vienen acuñados por el apellido Cantarero Rodríguez, ampliamente conocido en este mundo.

La experiencia de enoturismo que te ofrecen es única, ya que la bodega es de última generación y su nave de crianza puede albergar hasta 6.000 barricas.

El enoturismo  en España (o turismo enológico) está de moda y, si lo está, es por algo. Acompaña tu escapada enoturismo con un maridaje perfecto con quesos o visita los espectaculares museos que muchas de las bodegas comentadas incluyen y recordarás este viaje el resto de tu vida. Gracias a nuestro clina cualquier época del año es buena para el enoturismo y para visitar las bodegas españolas que ofrecen esa posibilidad. ¿A qué esperas para convertirte en un verdadero experto catando vino?