Saltar al contenido

¿Viajas a París? La guía con consejos esenciales y 100% útiles

qué ver y hacer en París

La llaman la Ciudad de la Luz, la Ciudad del Amor y la Ciudad de la Moda. Y sí, París tiene la luz de una ciudad que ha ido a la vanguardia en cultura y educación durante siglos (además de ser una de las primeras que contó con electricidad en las calles), inspira escenas de amor de película y aglutina el talento de sastres desde el XVIII. París es todas esas cosas, es la ciudad del esplendor.

Puede que el que sea una de las ciudades más visitadas del mundo juegue en su contra. Es tanto lo que se ha hablado y escrito sobre París en las crónicas viajeras que las expectativas de cualquiera se sitúan muy altas. Y muchos han confesado volver decepcionados.

Vaya por delante que ningún lugar tiene la culpa de las sensaciones que un viajero experimente, de las experiencias negativas que pueda tener. Eso es enteramente cosa suya, y depende de la actitud, y no de la capacidad de la ciudad de sorprender. Cualquier lugar del mundo sorprende, y en París es prácticamente imposible no encontrar nada que no te haga feliz.

guía de viaje París

Ya sabes: ve con disposición a enamorarte y lee punto por punto esta pequeña guía que hemos elaborado para ti.

Guía con consejos para visitar París

1. Revisa las opciones de transporte con tiempo

Estudiar las posibilidades de movilidad es uno de los “must” cuando se trata de una gran ciudad como esta: como ir de Orly a Paris, cómo moverse por la ciudad, cómo hacer excursiones a sitios cercanos…

Orly está a 12 kilómetros de la ciudad y, para llegar al centro, puedes tomar el tren, el metro o el autobús. Pero hay dos aeropuertos más: el Charles de Gaulle, el principal, y el Beauvais – Tillé. Desde el primero, la línea B3 de los trenes regionales RER es la mejor opción. Desde el segundo, lo mejor es subirte al bus y tomar la línea 1 del metro y la C del RER en Porte Maillot.

Para moverte por la ciudad cuentas con muchas opciones, entre trenes, tranvía, autobuses y, por supuesto, el metro. Conforman una red compleja, a la altura de una ciudad grande, pero tienes una app, la RATP, que te puede ayudar con sus itinerarios, planos, tarifas y horarios.

2. Alójate en el lugar ideal

La de dónde alojarse en París es una de las grandes cuestiones que todo viajero debe enfrentar en su planificación del viaje a la capital francesa. La oferta abruma por la amplitud, pero eso es un punto a favor del visitante: todos pueden encontrar su lugar ideal.

Nuestro consejos es que busques equilibrio entre el precio y la distancia de los principales puntos de interés. Como la ciudad está bien conectada, puedes recurrir a distritos algo más alejados para buscar precios más asequibles, entre el 8 y el 20.

Como siempre, reserva con tiempo y mira los comentarios y opiniones que otros viajeros publican para intentar dar con lo más adecuado.

3. A quien madruga…

Las largas colas en los sitios más visitados de París son la tónica habitual de la ciudad, sobre todo si no puedes escapar a la temporada alta.

Te desesperarás y asarás de calor ante la Torre Eiffel, en torno a la Catedral de Notre Dame o de la famosa pirámide del Louvre. Así que: A) sé el primero en obtener tu entrada y en pisar el lugar; y B) llévate ropa cómoda y, si vas en verano, fresca.

consejos para viajar a paris

4. Configura tu plan según intereses…

En París puedes ser un turista medio y descubrir aquellos lugares emblemáticos que merecen tanto la pena… O puedes escapar de las masas y descubrir la ciudad que se esconde del turista.

Un picnic en los Campos de Martre o el Muelle de Tournelles, un mañana buscando gangas retro en alguna de sus muchas tiendas de segunda mano, una sesión de cabaret en alguno de sus locales… Son solo algunas sugerencias.

5. …Y dale una oportunidad al ocio nocturno

París resulta bohemia y encantadora de noche. Merece la pena dar un largo paseo, con sus paradas de rigor, por el entorno de la Notre Dame o por el Barrio Latino, cruzar el Puente de las Artes para ver qué te depara la otra orilla, descubrir el barrio de Montmartre y su famoso Moulin Rouge.

qué ver en París

6. Disfruta de la gastronomía típica

La gastronomía francesa es una de las más reconocidas del mundo, y vas a estar en el lugar idóneo para entender el porqué. No dejes de probar los croissants, el pain au chocolate o los crepês en el desayuno.

Tómate un aperitivo a base de quesos franceses, como el Camembert, el Brie, el Rochefort, el Boursin y otros tantos. Acompáñalos con vinos típicos blanco, tinto, rosado o gris. Abre boca para un buen suculento trozo de carne con sus patatas y salsa.

gastronomía típica de parís

Una opción ideal para los viajeros es Marché les Enfants Rouges, un mercado donde comprar comida ya preparada, nacional e internacional. Los menús también son completos, ricos y económicos en algunos restaurantes muy reputados.

Por cierto, yo nunca viajo sin un buen seguro de viaje y precisamente en este artículo que te enlazo a continuación puedes obtener toda la información para contratar el mejor seguro de viaje para tu próximo destino.

7. No hagas renuncias aunque tengas un presupuesto ajustado

Hay visitas gratuitas que se salen de los circuitos habituales y que, según tus gustos, te pueden parecer interesantes: el cementerio de Pere-Lachaise, donde descansan los restos de personalidades como Oscar Wilde, Moliere o Jim Morrison; pasea por sus parques o por las orillas del Sena para descubrir sus puentes; haz un alto en el camino para disfrutar de un buen libro en una ciudad tan cultural (puedes comprar un ejemplar en Shakespeare and Co).

cementerios turismo en París

Como para ver algunos imprescindibles tienes necesariamente que gastar, trata de ahorrar con opciones como el Paris Pass, un pase turístico que tiene tres opciones (Paris Pass, Paris Museum Pass y Paris Travel Card), con acceso al Louvre, al Arco del Triunfo, al Museo Orsay o al Palacio de Versalles. Según lo que escojas, tendrás también descuento en transporte.

Además, hay precios reducidos para estudiantes, así que no olvides tu carnet si eres uno. Y los primeros domingos de cada mes, muchos museos son gratuitos.

En cuanto a bares, aprovecha las happy hours, ofrecidas en abundancia por los bares del centro.

8. Contempla alguna excursión

Si vas poco tiempo, concentra la estancia en París porque tiene mucho que ofrecer. A mí, cuando puedo, me gusta practicar el “slow travel” y saborear el momento, antes de llegar a casa con más estrés del que ya llevaba. Pero tú, por supuesto, haz lo que quieras.

Si vas más tiempo, el Palacio de Versalles es de parada obligatoria. Es la majestuosidad hecha edificio, y da una idea del esplendor de Francia en tiempos de Luis XVI y María Antonieta. Si por fuera te maravilla, por dentro no dejará indiferente.

Un clásico también es Disneyland. Si vas, entérate bien de los horarios y de la vuelta a París, por el transporte.

9. Aprende algo de francés

No te hace falta tener un dominio nivel Victor Hugo, pero sí puedes aprender expresiones como “bonjour”, “bonsoir”, “s’il vous plaît”, “merci” o “parlez-vous espagnol?”. Los autóctonos siempre aprecian que alguien se esfuerce en conocer el idioma, y esto abre la puerta muchas conversaciones llenas de jugosas recomendaciones.

10. Sé un parisino más por los barrios

Sal del centro y sumérgete en los arrondisement, los barrios o distritos parisinos que cuentan con una personalidad propia, y que también han forjado la identidad de París. Ya te hemos hablado de Montmartre o el barrio Latino, pero Saint-Germain, Belleville (que tiene un mirador maravilloso) o Le Marais (con su Place du Vosges) también te atraparán.

Sabido esto, ¡ni se te ocurra volver sin haber disfrutado!