Saltar al contenido

Visitar Oporto en dos días: Qué ver y hacer

que ver en Oporto en dos dias

Sí, te lo prometo. Es totalmente posible visitar Oporto en dos días. Obviamente tendrás que andar, y mucho. Eso sin contar con las inacabables cuestas que tiene Oporto. Pero, tranquilo, tienen una comida deliciosa, así que energía no te va a faltar.

Si has llegado hasta este post es porque realmente estás pensando en viajar a Oporto.

¿Qué tengo que decirte?

Pues que es una escapada que hay que realizar sí o sí. Además, su cercanía con España hace que puedas ir cualquier fin de semana. Es más, mi marido y yo lo hicimos, así que sí es posible ver Oporto en dos días. ¡Prometido!

Ya te aviso de que existen ofertas muy tentadoras para visitar Oporto. Por ejemplo, puedes encontrar alojamientos baratos en Oporto en páginas como Booking (utiliza mi cupón descuento Booking del 10% y paga todavía menos)

Escoge un fin de semana al azar o un puente festivo y lee esta guía de viaje de Oporto para no perderte ningún rincón importante.

¿Estás preparado para saber todo lo que tienes que ver en Oporto? Vamos al lío.

Qué ver en Oporto. Lugares imprescindibles

Ya sabes que soy muy partidaria de defender las escapadas de desconexión y Oporto es una ciudad perfecta para hacerlo. Pese a su gran afluencia de turistas, encuentras la tranquilidad en cualquier lugar de la ciudad, incluso, en la zona de la Ribeira.

Por cierto, debes saber que Oporto se divide en dos partes:

  • La zona de Oporto
  • Y la zona de Gaia

Se comunican a través del puente de Luis I.

Palacio de Cristal

La primera parada la hicimos en el Palacio de Cristal.

Los jardines son espectaculares y los pavos reales campan a sus anchas por la zona. Sinceramente, esperaba que el Palacio en sí estuviera algo más cuidado. Aun así, solo por la zona exterior ya vale la pena no perdérselo.

Por cierto, tuvimos la mala suerte de que nos pilló un día con algo de niebla (aunque es cierto que eran las ocho de la mañana y que luego se fue), así que no pudimos ver las vistas desde arriba. Pero bueno, ni te preocupes si te ocurre porque hay muchos más lugares desde donde observar Oporto en toda su plenitud.

Palacio de cristal

Libreria Lello

Fue nuestra segunda parada del día y está a pocos minutos andando del Palacio de Cristal (realmente todo está cerca). Como aún no eran las diez, paramos a desayunar en una de las pastelerías de la zona. Ese es otro punto a favor de Oporto, ¡tienen muy buena mano para la repostería!

qué ver en Oporto

A las 10.00h, puntuales, compramos nuestra entrada para la librería. Hace años era gratuito entrar, pero ahora pagas 4 euros por entrada. Lo mejor es que si te decides a comprar un libro, te lo descuentan.

Lello es considerada como la librería más bonita de Europa y no es para menos. Además, se dice que Rowling se inspiró en ella para sus novelas de Harry Potter, aunque, sinceramente, esto no está confirmado. Te recomiendo que dediques un rato a visitarla y a descubrir las obras que alberga.

Torre de los Clérigos

Se encuentra casi en frente de la Libreria Lello, así que aprovechamos para entrar.

qué ver y hacer en oporto

La entrada también cuesta 4 euros y, tras subir la infinidad de escalones que tiene, te permite tener una de las panorámicas más bonitas de Oporto. Es visita obligada.

Universidad de Oporto

 Se encuentra en la misma zona y, por desgracia, al ser fin de semana estaba cerrada y no pudimos verla por dentro. Eso sí, la fachada es espectacular. Y, justo enfrente de ella, puedes visitar la Iglesia de Dos Carmelitas y el mercado artesanal que ponen cada sábado delante.

iglesias de Oporto
Al fondo a la derecha, Iglesia Dos Carmelitas

De camino a nuestra siguiente parada pasamos a ver la Catedral da Se, aunque, siendo sincera, decidimos no entrar ya que solo por fuera ya vale la pena. Aun así, si te gusta el arte religioso, ¡no te la pierdas!

Mosterio da Serra Do Pilar

Visita obligada también. Llegas a él cruzando el espectacular puente de Luis I, que ofrece, para mi, la vista más bonita de Oporto. Desde la parte de arriba puedes ver toda la arquitectura de la ciudad y, por supuesto, la zona de la Ribeira, el Duero y su desembocadura:

vistas de Oporto desde el puente Luis I
Vistas desde el Puente Luis I de Oporto

Ya que estábamos allí, aproveché para hacerle una foto al Puente de Luis I. Mira cómo aprovechan los turistas para hacer las mejores fotografías de Oporto desde allí:

qué ver en Oporto en 2 días
Puente Luis I, Oporto

Ribeira

Tras la comida (luego te cuento donde), llegaba uno de los grandes placeres de Oporto: pasear por la Ribeira. Tiene un encanto especial y, si te queda tiempo, te recomiendo incluirlo dentro de tus planes de viaje:

guía de viaje Oporto
Ribeira, Oporto

La música suena en cada rincón y puedes evadirte de todo tomando una copa de vino en cualquiera de sus terrazas.

Pese a la gran cantidad de gente que hay, el lugar es súper tranquilo. Dedica un tiempo a sentarse y simplemente disfrutar del paisaje o date un paseo por el mercado artesanal. Es perfecto para comprar souvenirs.

Gaia

El resto de la tarde lo dedicamos a pasear por Gaia. En esta zona se encuentran las mejores bodegas de Oporto. Entrar en ellas es bastante asequible y por menos de diez euros puedes disfrutar de una visita guiada y hasta tres degustaciones.

Sanderman o Candem, ¡no te las pierdas!

Por cierto, la zona de la Ribeira y Gaia de noche, ¡es espectacular!

Avenida de los Aliados

De camino al hotel paramos en esta avenida tan bonita.

En el centro se encuentra uno de los árboles de navidad más grandes de Europa y, su principal ‘atracción’, son unos balancines que van acompañados por las palabras más bonitas para definir la navidad. Por ejemplo: amor, abrazo, familia, magia, paz o sueño (por supuesto, escritas en portugués). Es el mejor lugar para celebrar la Navidad en Oporto.

Avenida de los Aliados

Y sí, tras el día intenso, llega la hora de ir a la cama. Tuvimos suerte de encontrar una buena oferta en un lugar céntrico (a tan solo dos calles de la Torre de los Clérigos). Concretamente, en el hotel My Stay Porto Centro. Las habitaciones son pequeñas, pero tienen todo lo necesario para sentirte como en casa. Además, tienen el detalle de dejarte tostadas, bombones, mermelada y té.

El domingo nos hizo un día genial, así que, aprovechamos para ir hasta la playa. Tienes dos formas de hacerlo, paseando a través del cauce del Rio Duero (cuatro kilómetros) u optar por el tranvía tradicional de Oporto. Tiene un precio de 3 euros y cruza la ciudad de punta a punta.

Praia da Luz

 Es muy bonita y transmite muchísima paz. Al igual que el resto de la ciudad, la zona de la playa es súper tranquila.

Además, tienes un gran número de terrazas donde sentarte a tomar a desayunar admirando el paisaje. Es un plan perfecto si quieres aprovechar un buen día de sol.

Praia Da Luz

Estación de Sa Bento

Es la estación de tren principal de Oporto y es de parada obligatoria por su belleza.

Para mí es una de las estaciones más bonitas de Europa. Los detalles de sus paredes y la zona de las vías, ¡te encantarán!

Estación de Sa Bento

Mercado de Bolhão y Café Majestic

Los pongo juntos porque se encuentran en el mismo lugar.

Café Majestic está considerada la cafetería más bonita de la ciudad. Tal vez es también por la historia cultural que encierra. Lo que sí que te aviso es que un café sale por unos tres euros y ni te cuento lo que cuesta una copa de vino… Pero vamos, ¡tú decides!

El mercado de Bolhão es la zona más concurrida de la ciudad. De hecho, no se podía ni caminar por ella. Por cierto, en las calles cercanas está la zona comercial de Oporto que plasmé en esta imagen:

hacer turismo en Oporto
Calle comercial de Oporto

Allí tienes una confitería llamada Manteigaira donde puedes comprar los dulces típicos de Oporto: los Pasteles de Belem (pasteles de nata). Te aviso que es una de las cosas más ricas que vas a probar en tu vida.

dulces típicos de Oporto
Pastelería Manteigaria

Transporte en Oporto

El tema del transporte dependerá mucho de dónde tengas el hotel situado y de lo que te guste andar. Nosotros, como te contaba antes, tuvimos suerte en ese tema. De hecho, de normal solemos coger hoteles céntricos porque es mucho más cómodo.

Durante el fin de semana solo cogimos dos veces el metro: una del aeropuerto al hotel y otra del hotel al aeropuerto. Y, el autobús, solo una, al volver de la playa.

Oporto puede descubrirse fácilmente a pie. Pero, si lo necesitas, tienes que saber que dispone de autobús público muy bien conectado, varias líneas de metro y autobuses turísticos.

Qué comer en Oporto (y dónde)

Se dice que los españoles sabemos comer bien pero, ya te avanzo que los portugueses también.

El bacalao o las franceshinas son sus platos típicos. Estas últimas con un aporte calórico más que considerable. Es más, nosotros ni llegamos a probarlas, ¡son aptas para valientes!

Te  cuento mis dos recomendaciones:

Tuvimos la suerte de coincidir en el avión con un vecino de la ciudad y nos habló de dos restaurantes. El primero de ellos se llama Assador Típico y está situado muy cerca de la Torre de los Clérigos. Allí comimos un chuletón de unos 800 gramos, patatas fritas, arroz y tres botellas de agua por tan solo 24 euros. Trato amable y servicio rapidísimo.

El domingo comimos en Café Luso. Es el lugar perfecto para disfrutar del bacalao y de la salsa de Oporto. De hecho, pedimos un plato de carne y otro de pescado para probar ambas cosas. El precio es algo más elevado (unos 36 euros la pareja), pero vale la pena. ¡Prometido!

Oporto es una ciudad preciosa. Cada rincón tiene una magia especial. Es cierto que nos dejamos, seguro, muchas cosas por ver, pero ya has visto que se puede visitar Oporto en dos días. Eso sí, nos salió una media de quince kilómetros al día andando, que lo sepas.

La Navidad en Oporto es una buena opción (aunque es bonita todo el año) y el tiempo te permite disfrutar de la ciudad, ya que apenas hace frío. En cualquier caso, ya te digo que puedes hacer turismo por Oporto cualquier mes del año.

QUIZÁS TE INTERESA LEER:

Y ahora sí, esta guía de viaje de Oporto llega a su fin. Espero que tengas claro qué ver en Oporto en dos días y que te haya servido para preparar tu viaje a una de las ciudades de Portugal más bonitas. ¡Cuéntame qué tal si decides visitarla!