Saltar al contenido
Inicio / España / Aragón / Huesca

Qué ver en la provincia de Huesca

Se sabe cuándo empiezas a hacer turismo en la provincia de Huesca, pero nunca cuándo querrás terminar. Hay mucho pero, ¿qué tal si empiezas con estas sugerencias?

Turismo en la provincia Huesca

Entre naturaleza y arquitectura propia de la zona, hay mucho que ver en la provincia de Huesca. Ve con tiempo para practicar el slow-traveling, es decir, viajar lento y sin estrés.

Monumentos y zonas de interés

Huesca provincia está llena de rincones que descubrir sin prisas. Intentar hacer una lista es temerario, porque sabemos que nos dejamos mucho atrás. Pero aquí va un intento:

  • Monasterio de San Juan de la Peña. Está cerca de Jaca y es uno de los puntos más visitados, por la peculiaridad de su construcción (está adosado a una roca) y su entorno natural.
  • Castillo de Loarre. Data del siglo XI y se erige sobre una atalaya rocosa que seguro que dispara tus fantasías literarias.

Pueblos con encanto

Los pueblos con encanto y los parajes naturales compiten por erigirse como los lugares bonitos en Huesca. La mayoría de las veces no tendrás que elegir y podrás disfrutar de ambos.

  • Aínsa. Un núcleo histórico medieval atractivo, fachadas con piedras y tejas, calles empedradas y monumentos históricos de gran valor. La receta mágica que sitúa a muchos pueblos españoles entre los más bonitos.
  • Jaca. El paraíso de los deportes de invierno. Te esperan estaciones como Astún y Candanchú, pero también el mirador de Aratorés o la Cueva de Güixas. Jaca es mucha Jaca.
  • Ansó. Está en el Parque Natural de los Valles Occidentales. No sabrás si querrás perderte en sus calles o en sus bosques.
  • Hecho. En el mismo parque que el anterior y con no menos atractivos, desde el Monasterio de San Pedro a la Selva de Oza o el Valle de Aguas Tuertas.

Parajes naturales en Huesca

Entre las cosas que ver en Huesca, los parajes naturales son imprescindibles. La provincia goza de una belleza salvaje admirable en lugares como el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, cuyas cumbre superan los 3.000 metros de altura.

La Cascada del Sorrosal, el Valle de Bujaruelo,  también son lugares muy fotogénicos.

Con todo, el turismo en la provincia de Huesca merece que te eches a la espalda la mochila, programes tus rutas y te dejes seducir.

Configurar