Saltar al contenido
Inicio / España / Asturias

Qué ver en Asturias

Sabemos que muchos lectores podrían responder preguntas sobre qué ver en la comunidad de Asturias. Es posible que hayas ido, porque este rincón del norte genera verdadera fascinación. Es un destino muy demandado cuando se trata de turismo interior, pero cada vez más foráneos lo están descubriendo.

¿Qué tendrá Asturias? ¿Serán sus idílicos paisajes? ¿Serán sus bonitas ciudades? ¿Será la amplia selección de restaurantes en los que ponerte “fartuco” de buena comida? En realidad, es todo.

Turismo en el Principado de Asturias

No todo el mundo que busca qué ver en Asturias está al mismo nivel, lo sabemos. Algunos van por primera vez, otros repiten y hay quien debería plantearse hacerse con una residencia allí.

Consideramos esta una guía para principiantes, pero, ¿quién sabe? Podrías descubrir algún lugar nuevo.

1. Los lagos y el santuario de Covadonga

Si ya has ido, vuelve. Los lagos son para visitarlos varias veces y en diferentes estaciones del año. Te alegrarás, porque el paisaje cambia radicalmente: del verdor de primavera a la blancura de las nieves de invierno.

En la que subes al Enol y al Ercina, nombres de los lagos, párate en el santuario de Covadonga. Profeses la fe que profeses, si lo haces, observar la gruta en las estribaciones del Auseva merece el paseo.

2. La ruta del Cares

En pleno parque nacional de los Picos de Europa. Pasearás por un desfiladero tallado en la montaña, con vistas espectaculares.

Es el más concurrido de toda la cordillera Cantábrica, pero Asturias ofrece cientos de alternativas: Muniellos, la Senda del Oso, la Ruta del Alba, el desfiladero de las Xanas… ¡Hay mucho fuera de los Picos!

3. Oviedo y el Prerrománico

El prerrománico es un estilo artístico de la Edad Media, anterior al Románico, y Oviedo guarda joyas que deberías visitar. Las principales son Santa María del Naranco, San Miguel de Lillo y San Julián de los Prados.

Completarán una jornada en la capital la Catedral, el Museo de Bellas Artes, la Plaza del Fontán… y la parada de rigor en el Bulevar de la Sidra.

4. Gijón y San Lorenzo

San Lorenzo es una playa urbana con mucho encanto, por el paisaje y por el ambiente que concentra. Basta con pasear por el paseo marítimo para comprobar lo concurrido que suele estar.

Aprovecha para dar un paseo por el centro cuando vayas, y no te vengas sin ver el Jardín Botánico Atlántico, la Universidad Laboral o Cimadevilla, con el Elogio al Horizonte.

5. Sus pueblos con encanto

Pensarás que es un cliché, pero te aseguramos que la lista es inabarcable. Tanto que solo podemos pedirte que apuntes algunos nombres, porque si nos ponemos a enumerarte atractivos nos llevamos hasta el año que viene: Cudillero, Lastres, Tazones, Ribadesella, Cangas de Onís, Taramundi, Luanco…

Si tienes tiempo limitado, te aconsejamos hacer un recorrido por la costa. Pero claro, te dejarás atrás pueblos de interior, como Taramundi (o incluso Cangas de Onís, pero puedes aprovechar el día de los lagos) que también son top. En definitiva, que vas a tener que volver.

Nos dejamos atractivos, ¡claro! Avilés, los miradores, las playas, los puertos de montaña… Asturias es un paraíso natural, como reza su lema, y parece infinita.

Qué ver en la provincia de Asturias

El turismo en la provincia de Asturias gana enteros año a año. Cuando durante la pandemia se restringió mucho la movilidad, muchos autóctonos españoles se alegraron de haber puesto la vista en Asturias como alternativa. Se marcharon enamorados.

Las buenas gentes del norte creen que el turismo se han incrementado en los últimos años, aunque Asturias ya generaba atracción entre propios y extraños. ¡Y hay muchas razones que lo explican!

Turismo en la provincia de Asturias

La lista de cosas que ver en la provincia de Asturias es larga. Cuanto antes empieces a descubrir, mejor.

1. Pueblos de Asturias con encanto

Nos vamos a atrever a hacer una lista, pero pedimos disculpas anticipadas. Esto pretende ser una guía de iniciación, y sabemos que nos dejamos mucho detrás:

  • Cudillero. Admira el anfiteatro desde la Plaza de la Marina, con sus coloridas casas tradicionales. Pero no dejes de subir a sus múltiples miradores para obtener todos los puntos de vista.
  • Lastres. Sus callejuelas se superponen en la ladera de la montaña, ofreciendo singulares vistas al mar.
  • Tazones. Otra perla a orillas del Cantábrico, donde se respira tradición marinera. Los barrios de San Miguel y San Roque son Conjunto Histórico-Artístico.
  • Bulnes. Un pueblo pintoresco en el corazón de los Picos de Europa al que puedes llegar en funicular… o a pie. Sus muros de piedra transmiten paz.
  • Taramundi. Un pueblo tranquilo y bien cuidado donde podrás visitar el Museo de los Molinos.

La lista no termina aquí, claro: Llanes, Ribadesella, Luarca…

2. Ciudades bonitas de Asturias

Las ciudades suelen quedar descartadas en favor de los pueblos. Pero luego ves las joyas del prerrománico en Oviedo, paseas por San Lorenzo en Gijón o te tomas una sidra en los soportales de Avilés y claro, la perspectiva cambia.

3. Rutas en pleno Paraíso Natural

Habrás oído hablar de la del Cares, pero conviene que salgas del oriente si no quieres encontrarte a mucha gente. Es preciosa, eso sí. Pero, si buscas alternativas, las encontrarás a montones: ruta del Alba, ruta de Las Foces del Ríu Pendón, ruta de Los Molinos del Río Profundo, Senda del Oso, Cascada de El Xurbéu…

4. Playas de Asturias recomendadas

Asturias es playa y montaña. Cuando la ruta discurre a orillas del Cantábrico, igual que te paras en los pueblos, deberías pararte en las playas con encanto: la de Salinas, la del Silencio, la del Gulpiyuri, la de Poó, la de Cadavedo…

5. Miradores imprescindibles

El más conocido es el del Fitu, seguido del de San Roque, el de La Garita, el de Entrelagos, el del Naranco, el de la Reina… Si lo tuyo son las vistas de pájaro, no te vas a aburrir.

Mucho, ¿verdad? ¡Por algo lo llaman Paraíso Natural! Hacer turismo en la provincia de Asturias es lo que tiene, que en una visita no te da tiempo a todo. ¡Pero ahí está para cuando quieras volver!

Configurar