Saltar al contenido

Qué ver en Dakota del Sur: más allá del Monte Rushmore

qué ver en Dakota del Sur

¿Buscas información sobre qué ver en Dakota del Sur, aparte del famoso Monte Rushmore? Sigue leyendo porque te cuento cosas muy interesantes si vas a viajar a esta zona próximamente.

Estados Unidos es uno es de los países más visitados del mundo, y aunque Manhattan, Las Vegas, el Cañón del Colorado o el Golden Gate bien merecen un viaje, sacrificarlos en favor de otros lugares menos famosos resulta de lo más recomendable.

Y, sin duda, Dakota del Sur es uno de ellos.

Qué ver en Dakota del Sur

Esa Dakota de EEUU es el estado del Monte Rushmore, que tiene esculpidas las caras de los presidentes George Washington, Thomas Jefferson, Theodore Roosevelt y Abraham Lincoln, representando los primeros 150 años de historia de los Estados Unidos.

monte rushmore

Su historia va ligada a la de Gutzon Borglum, el escultor de origen danés que se encargó de esculpir las cuatro caras en granito, de 18 metros de altura. Borglum plagó de detalles su obra, como las columnas de granito que diseñó para servir de pupilas en los ojos de los presidentes, y que dan un juego fascinante de luces y sombras con el sol.

Pero, siendo un soñador nato como era, su objetivo era mucho más ambicioso. El escultor quiso tallar una inscripción junto a los presidentes que narrara hechos destacados de la historia del país, aunque nunca llegó a hacerse por inviable.

Tampoco se hizo el Hall of Records, que pensó para el interior del cañón situado detrás de las cabezas, y que almacenaría los documentos históricos de Estados Unidos. Ni la escalinata de 800 escalones que hubiera ido de su estudio a la entrada de esa misma cámara, pasando por detrás de Lincoln.

Fue a finales de los 90 cuando el servicio de Parques Nacionales y la incombustible familia del ambicioso escultor, fabricaron 16 paneles de porcelana con la Declaración de Independencia, la Constitución y la Carta de los Derechos, además de la historia de los presidentes y la biografía del propio Borglum. Fueron guardados en una caja de madera dentro de una caja acorazada de titanio, que ha día de hoy está enterrada en el interior del cañón. El monte Rushmore posee así una cámara secreta que no se puede visitar.

Este enclave puede ser el primero de tu viaje al corazón del país, pues está situado a menos de 60 kilómetros del aeropuerto regional de Rapid City. Recuerda que para viajar a Estados Unidos necesitas el documento ESTA, así que más vale que completes bien todos los trámites porque esto no ha hecho más que empezar.

Deadwood, tu base de operaciones

deadwood

La esencia de ese Estados Unidos profundo alejado de los rascacielos, pero cuyo entorno natural también le dota de una enorme espectacularidad, está en Deadwood. Sus calles, enmarcadas con la figura de las Black Hills en el horizonte, te harán sentir como en una película del oeste. Pero por si no tuvieras bastante, tienes otras opciones para adentrarte en su historia.

A poco más de un kilómetro y medio está el museo Tatanka de Kevin Costner, un espacio reservado a la cultura nativa americana. Y en la misma ciudad está la taberna Saloon n.º 10, donde Crooked Nose Jack mató al famoso a Wild Bill Hickok, ambos grandes inspiradoras de novelas, series y películas del Oeste.

La ciudad está a solo 45 minutos de Rapid City, y desde allí podrás visitar otros lugares que no te puedes perder en tu visita a Dakota del Sur. Muchos de los puntos que señalamos a continuación están más cerca de Rapid City, luego te resultará más cómodo establecerlo como punto de alojamiento, pero Deadwood tiene mucho más encanto.

En busca del espíritu nativo americano

Desde Deadwood se pueden vislumbrar las Black Hills, una cadena montañosa llena de rincones que harán que te enamores del estado.

Según el tratado de Laramie, eran los sioux, indígenas americanos, los propietarios de estas tierras, aunque su historia está ligada a la tragedia. El tratado se incumplió de forma sistemática en 1874, cuando se descubre oro en la zona y los nativos son expulsados de su hogar, no sin antes librar cruentas batallas.

Las Black Hills albergan el cañón Spearfish, una de las localizaciones de la película Bailando con lobos, cuyo entorno puedes recorrer desde el 1880 Train. Se trata de un tren de vapor que sale desde la ciudad de Hill City y que tiene un recorrido de poco más de dos horas hasta Keystone.

Otra opción es el Mickelson, una ruta de 175 km desde Edgemont a Deadwood que puedes recorrer total o parcialmente en bicicleta o a pie, y que discurre por antiguas vías de tren.

Hill City está a una hora de Deadwood, y desde allí hay menos de un cuarto de hora hasta el monumento a Caballo Loco. Hablamos, efectivamente, del Crazy Horse Memorial, la escultura tallada en la montaña más grande del mundo y que rinde homenaje a Tashunka Witco, una de las figuras más representativas de los sioux.

Se trata de un proyecto inacabado, ya que no se destinan fondos federales a su financiación, sino donaciones que realizan los seguidores de este emblemático personaje.

De esta forma, el monumento a Caballo Loco también recoge la historia de otro escultor soñador e incombustible, Korczak Ziolkowski, que lo comenzó en 1948 hasta morir en 1982. Retomó entonces el testigo su esposa, Ruth Ziolkowski, y desde que esta falleciera en 2014 lo tiene sus hijos.

La belleza natural de Custer

Desde el memorial a Caballo Loco tardarás otros 15 minutos en adentrarte en el Parque Nacional Custer, que quedaría a menos de una hora y media. Perdido en algún punto de sus 28 000 hectáreas podrás admirar sus paisajes, y convivir con su fauna y su flora.

En el corazón del parque se extienden cinco lagos: el Center, el Stockade, el Legion, el Sylvan y el Game Lodge. Es el Sylvan el más famoso, pero cualquier de ellos te hará vivir un momento inolvidable al atardecer, con el cielo y el entorno reflejado en la superficie de sus aguas.

En cuanto a fauna salvaje, podrás ver búfalos, alces, ciervos, borregos cimarrones, coyotes o perros de las praderas, entre otros. Con todo, es uno de los considerados entre los mejores lugares el mundo para admirar la vida salvaje.

sitios que ver en Dakota del Sur

Aun sin contar con la espectacularidad de Yellowstone, que se encuentra a ocho horas de allí, su visita merece la pena, y tomar alguna de sus Scenic Byway o carreteras escénicas es lo más recomendable.

Wind Cave, tierra sagrada

Seguimos la pista de la historia de las indios norteamericanos en Wind Cave, pues los sioux consideran a estas tierras un lugar sagrado. Fue la primera cueva nombrada parque nacional, y puedes visitar sus grutas con tours turísticos que te meterán en la piel de un explorador.

Tienen un coste, poco más de 10 dólares, pero visitar el parque es gratuito y también merece la pena por su flora y fauna. De hecho, está cerca de Custer, a poco más de 30 kilómetros, luego reservar ambos lugares el mismo día te servirá para una completa inmersión natural.

Otra opción es la Jewel Cave, la segunda cueva más larga del mundo y cuyo entorno también puedes visitar de manera gratuita, pagando solo por la visita guiada en el interior. En su caso, está a 20 kilómetros del Custer, pero si solo puedes visitar una te recomendamos la Wind Cave.

Dentro de un cuadro en Badlands

Se trata de otro parque nacional del estado y está algo más retirado de los enclaves anteriores, que se localizan dentro de las Black Hills.

Está a unos 100 kilómetros de Rapid City, y tendrás que pagar por vehículo en el Ben Reifel Visitor Center, donde te darán mapas y otra información de interés. Si tienes poco tiempo, la carretera escénica Badlands Loop es tu mejor opción, pero no te vayas de Dakota del Sur sin visitar el enclave.

Sentirás que está dentro de un cuadro cuando veas sus áridas lomas en tonos rojizos y marrones, salpicados aquí y allá por conjuntos arbóreos. El lugar también cuenta la historia de los sioux, y la tragedia de sus obligados desplazamientos y asesinatos masivos.

La experiencia South Dakota no termina aquí. Te hemos hablado de Hill City y también te maravillarán sus padreras.

Comida típica de Dakota del Sur

Y, por supuesto, pares donde pares no puedes decir que no a la comida típica, como el Fry Bread, una masa frita salada o dulce, según los ingredientes que escojas; o el Kuchen, un pastel hecho con masa dulce y relleno de crema pasteleras, frutos secos y frutas.

La tradición culinaria sioux la tienes en el Wojapi o en el Wasna, siendo la primera una salsa que se sirve sobre pan frito y la segunda una mezcla de carne de búfalo, frutos rojos y trigo.

Con todo, seguro que te ha maravillado la idea de viajar a este estado, cuyo nombre proviene de las tribus amerindias y que es atravesado por el río Misuri. Sentirás que bebes de la esencia 100% estadounidense cuando estés en Dakota del Sur, y que haber sacrificado otros lugares más turísticos del país, si no tienes tiempo para todo, habrá merecido la pena.

Y ahora sí, espero que ya sepas qué ver en Dakota del Sur y que esta guía de viaje te haya servido para planificar tus vacaciones. ¡Pásalo bien, amigo/a viajero!