Saltar al contenido

Qué ver en Teruel en un día: Guía de viaje [2018]

amantes de Teruel

Si te has decidido a visitar Teruel en un día y no sabes muy bien qué ver o qué hacer en Teruel y alrededores has llegado al lugar indicado.

“Teruel existe”, era la campaña ciudadana que nació a finales del siglo XX para devolverle a esta capital provincial ese rango de importancia. A finales del siglo XX, Teruel era la única capital provincial en España sin autovías.

Por fortuna, con la llegada del siglo XX, el aislamiento de Teruel terminó y en la actualidad es una provincia y una ciudad bien comunicada con el resto de la geografía nacional, especialmente con el Levante, Castilla y León y Zaragoza, la capital aragonesa.

Teruel sigue siendo una ciudad pequeña, con poco más de 35.000 habitantes, lo que la convierte en un núcleo muy accesible y fácilmente visitable en una jornada. Debemos tener en cuenta que esta ciudad es bastante fría, aunque no tanto como lo pueden ser Ávila, Burgos o Logroño, por poner algunos ejemplos.

La primavera, y también el verano, si bien en la época estival pueden ocurrir algunas olas de calor que también son muy intensas y se alcanzan altas temperaturas, son buenos momentos para conocer Teruel.

Pero bueno, ahora que ya sabemos un poco más sobre esta zona de España vamos a ver con detalle qué lugares de interés turístico tienes que visitar sí o sí.

Un día en Teruel: ¿Qué ver y hacer?

A continuación te mostramos qué ver en Teruel en un día:

Visitar Albarracín

Para muchos, Albarracín es el pueblo más bonito de España.

Esta localidad turolense situada a 37 kilómetros y menos de una hora de distancia de la capital está considerada como Monumento Nacional desde 1961 y posee la Medalla de Oro al mérito en las Bellas Artes en 1996.

qué ver en teruel en un día

Su patrimonio histórico es muy numeroso, y el turismo es una de sus principales fuentes de crecimiento, pero dejando a un lado todos sus atractivos, este pueblo de casas rojas, abrazado a las montañas, destaca especialmente por su encanto medieval y por sus calles que invitan a pasear con calma.

Su recinto amurallado del siglo XV, torres musulmanas de los siglos X y XI, el Alcázar del municipio construido también hace más de 900 años, el Castillo de Albarracín y por supuesto edificios religiosos como la Catedral del Salvador, el Palacio Episcopal, la Iglesia de Santa María…

Todos estos monumentos insertados en un amplio casco antiguo en el que, avisamos, hay muchas cuestas, y cuyo centro neurálgico es la Plaza Mayor.

Mausoleo de los Amantes de Teruel

De vuelta en la capital, el símbolo de la ciudad son sus amantes.

Los amantes de Teruel fueron Juan Diego Martínez de Arcilla e Isabel de Segura, que llegaron a un trágico final. Una rica doncella y un joven sin recursos que, tras la negativa de los padres de ella a ceder a su hija en matrimonio, abandonó a su amada para acumular riquezas.

amantes de Teruel

Cuando Juan Diego volvió de sus viajes, Isabel ya se había casado. Entonces, él le pidió que la besara porque se estaba muriendo de amor. Isabel besó a Juan Diego y ambos murieron.

El Mausoleo, en pleno centro de la ciudad, muy cercano a la Plaza de los Amantes, es uno de los monumentos más visitados de Teruel.

Su tarifa va desde los 4 a los 9 euros, dependiendo del tipo de visita a realizar.

Acueducto de los Arcos

El Acueducto de los Arcos, también conocido como Traída de las Aguas, no es como el Acueducto de Segovia, pues no es de origen romano, sino que es una obra de ingeniería del Renacimiento Español.

acueducto de los Arcos en Teruel

Construido en pleno siglo XVI, entre 1537 y 1558, el motivo de esta obra era el de mejorar el suministro de agua a la ciudad, que hasta ese momento dependía de grandes aljíbes construidos en el siglo XIV.

Esta obra tiene su origen en la zona conocida como Peña del Macho, a unos 4 kilómetros de Teruel. En la ciudad, tiene una longitud de 101,4 metros y hasta mediados del siglo XX era el principal punto de abastecimiento de agua de la ciudad.

Museo Provincial de Teruel

A unos 200 metros del Mausoleo, recorriendo algunas de las céntricas calles de la ciudad, se encuentra el Museo Provincial.

Se trata del conjunto de este tipo más importante de la ciudad y está situada en un edificio del siglo XVI que fue durante años sede de la Comunidad de aldeas de Teruel en la Edad Media.

Es un edificio de piedra de estilo renacentista aragonés que incluye una importante sección etnográfica, donde podemos conocer episodios importantes de la ciudad y su estilo de vida; así como una sección arqueológica cuya joya más importante es el mosaico romano de Calanda, hallado en 1964. El mosaico data del siglo III al IV y es una de las piezas clave de la cultura romana en la provincia.

Un último aspecto reseñable de este edificio es que la entrada es libre y gratuita todo el año.

Viaducto viejo o de Fernando Hué

Otra de las obras arquitectónicas que caracteriza a Teruel es el Viaducto viejo, también denominado Viaducto de Fernando Hué. Construido en 1929 siguiendo un proyecto de los ingenieros Carlos Castel y Fernando Hué, su diseño está inspirado en el Acueducto de los Arcos.

En la actualidad es una vía peatonal que es transitada por centenares de personas cada día. Durante años, fue el segundo viaducto más grande de Europa, su arco central tiene 39 metros de luz y en su punto más alto alcanza los 34 metros de altura.

Gracias a esta obra de ingeniería, su construcción permitió la unión del Casco Antiguo con el ensanche de la ciudad hacia el sur, la Meseta de Pinilla.

Escalinata Neomudéjar

Muy cercana a la estación central de trenes de la ciudad, la escalinata de estilo neomudéjar es otro de los grandes atractivos de Teruel.

Fue construida entre 1920 y 1921, desde su punto más bajo se obtiene una de las instantáneas más bonitas de la ciudad y el casco antiguo.

Está declarada Bien de Interés Cultural desde 2008 y a ella se accede desde una zona ajardinada que conecta con el centro de la ciudad, aunque para ello hay que ascender 140 escalones para llegar hasta el Paseo del Óvalo.

La Iglesia de San Pedro y la Catedral de Santa María de Mediavilla

Son los dos espacios de corte religioso más importantes de la ciudad. Ambos de estilo mudéjar, son monumentos muy característicos del arte mudéjar de Aragón.

Para los más despistados: el arte mudéjar es una corriente artística propia de los reinos cristianos durante la Edad Media, pero que incorpora influencias musulmanas.

Tanto la Iglesia de San Pedro como la Catedral de Santa María son anteriores al siglo XV. En el caso de la catedral su construcción se inicia en el siglo XIII y su origen es la iglesia de Santa María de Mediavilla, de estilo románico en 1171. Aún se conserva la torre mudéjar del año 1257, que es Patrimonio de la Humanidad desde 1986 junto con la techumbre y el cimborrio.

Torre de San Salvador y Torre de San Martín

Otro edificio catalogado como Patrimonio de la Humanidad, dentro de la Arquitectura Mudéjar de Aragón, es la Torre del Salvador, o concretamente la Torre de la iglesia del Salvador.

Erigida en el siglo XIV, para alcanzar su cima hay que ascender unos 120 escalones, pero la recompensa es muy satisfactoria, pues desde arriba se obtiene una vista bonita panorámica de la ciudad. La altura de la torre con respecto a la calle San Salvador es de unos 30 metros.

La Torre de San Martín, muy similar a la del Salvador, se localiza muy cercana al Mausoleo de los Amantes. Monumento Nacional y Patrimonio de la Humanidad, la torre imita la estructura de un minarete almohade. Por su localización, este monumento se puede disfrutar en todo su esplendor desde el exterior, apreciando en profundidad todos sus detalles.

Dinópolis

Territorio Dinópolis es el parque temático con temática paleontológica dedicado al mundo de los dinosaurios. En la capital se encuentra el parque principal, pero el centro acoge otros siete edificios más distribuidos por toda la provincia que bien merecen una visita.

qué ver en Teruel en un día con niños

Si vas a visitar Teruel con niños es una de las actividades que no te puedes perder. ¡A los más pequeños les encantará!

Dónde comer en Teruel

Como ocurre en todas las ciudades de España, Teruel ofrece una rica gastronomía, hasta el punto que algunos de sus productos son reconocidos en todo el país: el jamón, los embutidos o el ternasco. Otros productos típicos son las gachas, la trucha del Turia, las trenzas de Teruel o la trufa negra.

turismo en teruel en un día

Una ruta gastronómica por la ciudad es todo un disfrute para los sentidos.

El centro de la ciudad ofrece numerosos locales para disfrutar de estos platos, especialmente en los alrededores de la Plaza del Torico. Uno de estos locales es Ambigú Jamonbar, en la plaza de San Juan.

Desde ensaladas varias a quesos variados pasando por delicias de Teruel, buenos embutido, jamón con denominación de origen y una muy buena selección de vinos.

En la propia plaza Torico se sitúa el Restaurante Torico Gourmet. Disponen de menús económicos y, a pesar de ser un sitio ruidoso por localizarse en el centro de la ciudad, ofrece un ambiente tranquilo y relajado para disfrutar de buenos productos locales y regionales.

Una tercera opción para comer en Teruel, también en la Plaza Torico, está el Restaurante taberna Rokelin, una marca que cuenta con tres locales en la ciudad y que está especializada en jamón y otros productos del cerdo pero que ofrece ricos menús, ensaladas, bocadillos o raciones acompañadas de buenos vinos a un precio muy asequible.

Dónde dormir en Teruel: Mejores alojamientos

A pesar de ser una ciudad pequeña, su oferta de alojamientos es alta, por lo que existen muchas opciones tanto en la capital como en los núcleos cercanos, así como en municipios como Albarracín.

Lo habitual cuando se visita Teruel es buscar algo en pleno centro, cerca de la estación de autobuses y trenes o bien junto a los parkings.

El Hostal Serruchi está a medio camino entre el centro de la ciudad y Dinópolis y ofrece una excelente relación calidad – precio.

Los Apartamentos Torico Amantes están situados en esa céntrica plaza turolense. Cuenta con apartamentos amplios, modernos y con cocina. Son una opción idónea para familias.

Para visitantes con un poder adquisitivo más alto, una buena opción es el Hotel El Mudayyan, muy cercana a la Torre y la Iglesia del Salvador. El hotel está situado sobre un arco del siglo XIV de una iglesia medieval y cuenta con todas las comodidades propias de un establecimiento de este tipo.

Sus habitaciones están inspiradas en los motivos de la Catedral de Teruel. Su precio puede rondar los 100 euros la habitación doble por noche y presenta mejor relación calidad – precio que otros establecimientos.

Ahora ya sabes qué ver en Teruel en un día, qué comer y dónde dormir, ¿a qué esperas para visitar una de las zonas más bonitas de España?