Saltar al contenido

7 secretos que esconde el camino de Santiago

secretos del camino de santiago
7 secretos que esconde el camino de Santiago
Valora este artículo:

El camino de Santiago es una de las rutas más populares de todo el mundo. Al mismo tiempo, podemos decir que es una de las más antiguas y que entronca de hecho con la misma historia Europa. Sin embargo, esconde aún muchos secretos a los peregrinos que queremos desvelarte a continuación.

Seguramente descubrirlos suponga un nuevo motivo para que te animes a llevar a cabo una de las aventuras más emocionantes de la vida de un ser humano: el camino de Santiago.

Una de las webs más relevantes en lo que al Camino de Santiago se refiere es Santiago Ways y gracias a ella he descubierto un montón de cosas que no sabía sobre la ruta de peregrinación más conocida del mundo.

Y es que en esta web podrás encontrar multitud de información relacionada con el Camino de Santiago y sus rutas. Muy recomendable para los viajeros que quieran vivir esta increíble experiencia. Te la dejo aquí: https://santiagoways.com

Pero dejando recursos informativos del Camino de Santiago a un lado, hoy vengo a contarte 7 secretos que seguro que no conoces.

¿Te vienes a descubrirlos? Sigue leyendo.

Secretos del Camino de Santiago al descubierto

1.- El origen de la vieira de Santiago

Sin lugar a dudas, la vieira de Santiago es el símbolo confundible de su espíritu. Sin embargo, son muchos los peregrinos que ignoran el origen de esta imagen. Se asocia tradicionalmente con el Apóstol Santiago aunque muchas veces es difícil distinguir si este lleva la vieira por el camino o el camino por él. Más bien todo parece indicar que el Apóstol Santiago fue quien tomó su símbolo de esta peregrinación y que lo hizo porque, a lo largo de todo el recorrido la vieira tenía su propósito.

Si bien hay que decir que al principio esta vieira se empleaba como acreditación para quienes acababan de llegar de Santiago, parece ser que la vieira pudo cumplir además otro propósito. Podía emplearse para beber de arroyos y cursos de agua de difícil acceso y, al mismo tiempo, era un buen objeto para llevar de recuerdo.

2.- Un camino prohibido para los españoles

El camino de Santiago ha recibido desde la edad media miles de fieles que peregrinaban por causa de la fe a la capital gallega. Sin embargo, ya desde sus mismos orígenes había malechores que con el pretexto de que iban o venían de Santiago se dedicaban a recorrer los caminos y cometer sus fechorías contra otros peregrinos y gentes del lugar aprovechándose de que daban buena imagen de peregrinos.

curiosidades camino de santiago

Esta situación hizo que finalmente en rey Felipe II decidiera a todo español realizar el camino de Santiago pudiendo efectuarlo sólo extranjeros que vinieran de más allá de los pirineos o del norte de Galicia (de donde provenían los peregrinos de las islas británicas).

3.- Una ruta de pobres y también de nobles

El camino de Santiago contribuye a sacar lo más valioso y profundo de cualquier espíritu humano. Existen pocas pruebas que sean tan capaces de demostrar que, a veces, también las personas importantes de otra época hicieran verdaderos sacrificios en nombre de su fe en lugar de exclusivamente su interés. Así pues, debemos decir que el camino de Santiago ha sido recorrido por verdaderas personalidades de todas las épocas.

Un tal Gotescalco, arzobispo francés de Puy, fue la primera persona de la que se tuvo noticia que hizo la peregrinación a Santiago desde tierras galas. Sin embargo, poco a poco fueron sumándose cada vez más nobles.

Entre ellos hay que destacar a Santa Isabel de Aragón, reina de Portugal, que fue la que llevo a cabo la peregrinación hasta Santiago partiendo de Lisboa.

En efecto, fue ella quien inauguró esta ruta del camino de Santiago.

Otro personaje ilustre que lo realizó es el acaudalado Cosme de Médicis.

Hay que decir que una de las localidades históricas por las que pasaremos en el camino de Santiago portugués tiene mucha historia: en ella fue donde el rey de León Alfondo el Bravo fue capturado por su propio hermano Sancho II que quería arrebatarle el trono.

4.- Escenario de justas y batallas caballerescas

En el puente sobre el río Órbigo, en la provincia de León, tuvieron lugar varios enfrentamientos entre caballeros.

En concreto, fue durante el años 1434 y durante el mes de julio cuando un caballero llamado Suero de Quiñones decidió plantarse con su caballo en uno de los extremos del río para retar a todo caballero que quisiera cruzarlo.

Tenía que batirse en justa y romper tres lanzas para que pudieran pasar. Fue así como durante todo un mes todo caballero que quisiera continuar su peregrinación debía enfrentarse a esta especie de Don Quijote. Eso sí, posteriormente continuó él mismo su peregrinación.

5.- Un sitio donde el vino sale de las fuentes

En el camino francés, concretamente entre Estella y Los Arcos, podemos encontrar una vieja fuente con dos grifos. Uno de ellos dispensa agua y el otro dispensa vino.

Si tú también te preguntas de dónde viene esta tradición debemos decir que en tiempos de la Edad Media era deber cristiano atender la necesidad de todos los peregrinos que pasaban por sus caminos. En concreto, estaban obligados a servir «un trozo de pan y un vaso de vino» a todo el que lo pidiera.

De ahí que con el tiempo se pusiera una fuente de donde manaba vino para que todos pudieran surtirse como Dios manda. 

6.- No cualquier distancia vale

Existe otro punto que la mayoría de personas desconocen relativo al camino de Santiago. Cuando lo hemos realizado podremos conseguir nuestra Compostelana.

Esta es un documento expedido por el Cabildo Catedralicio de Santiago en latín donde se reconoce tras ver todos los sellos que efectivamente hemos recorrido el camino completo.

Sin embargo, no cualquier distancia vale: son necesarios al menos 100 kilómetros si lo realizamos a pie y 200 kilómetros si lo hacemos en bicicleta. Es un punto muy a tener en cuenta a la hora de elegir nuestra posible ruta.

7.- La emblemática calabaza

Si bien en sus orígenes el camino de Santiago era realizado por personas que, a simple vista no se distinguían de un habitante normal, con el tiempo los peregrinos fueron adoptando una indumentaria prototípica.

Esta incluía un abrigo corto que hacía cómodo caminar, una chaquetilla que en forma esférica rodeaba los hombros, un sombrero para protegerse del sol y un baston con punta metálica del que colgaba una calabaza. Esta servía también como cantimplora. 

QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESA LEER:

Ahora ya sabes cuáles son los 7 secretos del Camino de Santiago. ¿A qué esperas para descubrir más secretos por ti mismo en una ruta de viaje que no olvidarás en tu vida?