Saltar al contenido
Inicio / España / Castilla La Mancha

Qué ver en Castilla La Mancha

Compuesta de llanuras y montañas, y ocupando una amplia extensión en la zona central de la Península Ibérica, se trata de una comunidad con múltiples atractivos. Por eso repasamos qué ver en la comunidad de Castilla-La Mancha, para poner en valor lo mucho que tiene que ofrecerte. Sirva este texto como miniguía, porque seguro que nos quedamos cortos.

Turismo en Castilla-La Mancha

Para hacer turismo en Castilla-La Mancha hay que ir provincia a provincia. Así nos quedará una guía más operativa en la que cada una reciba la importancia que merece.

Ciudad Real

Buen sitio para vivir el espíritu de Don Quijote en lugares como Campo de Criptana, con cuyos molino de viento peleó nuestro héroe pensando que eran gigantes. La esencia de Castilla-La Mancha queda bien plasmada en la genial obra literaria de Miguel de Cervantes, así que también te acordarás de sus pasajes al pasear por la Plaza Mayor de Ciudad Real, el entorno del Castillo de Calatrava La Nueva  o pueblos como Alcázar de San Juan, Almadén, Almagro o Villanueva de los Infantes.

Y al descubrir sus joyas naturales únicas, claro, ya estén escondidas en el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel o en las Lagunas de Ruidera.

Cuenca

Sí, las Casas Colgadas son icónicas y muy espectaculares de ver. Pero también lo es el Castillo de Belmonte o el Parque arqueológico de Segógriba.

¿Y cómo vas a volver sin hacer la visita de rigor a Alcarcón, Huete, Uclés a alguno de sus pueblos más bonitos? ¿O sin recorrer la Ciudad Encantada, la Serranía de Cuenca o las Hoces de Calabriel? En fin, reserva suficiente tiempo porque hay mucho que descubrir.

Guadalajara

Permanece esperando discreta a todo el que la quiera descubrir, y es agradecida a la hora de sorprender al viajero. Ya lo comprobarás cuando admires la Concatedral de Santa María de Guadalajara de la capital, el Palacio del Infantado, el Castillo de Zafra o la Catedral de Sigüenza.

Ya te hemos dado pistas de pueblos a ver, y tampoco se te pueden quedar atrás Molina de Aragón o Torija, entre otros. Algún día también tendrás que calzarte zapatillas deportivas o botas apra adentrarte en los Parques Natural del Barranco del Río o del Alto Tajo. Y los campos de lavanda de Brihuega te darán para un buen reportaje.

Toledo

Sí, sabemos que quieres quedarte en la ciudad. Y aplaudiremos tu decisión, porque la antigua capital de las tres culturas tiene mucho que ver: su Santa Iglesia Catedral, el Alcázar, el Monasterio, la Puerta de Bisagra...

Pero la provincia siempre te estará esperando para recorrer lugares como Orgaz, Tembleque, Oropesa o El Toboso, estampas naturales como la Senda Ecológica de Toledo o las Barrancas de Burujón.

Albacete

Tu ruta bien podría empezar en la ciudad, donde tienes lugares tan fotogénicos como el Pasaje de Lodares o la Catedral de San Juan Bautista. Pero a solo 15 minutos tienes un pueblo como Chinchilla, y a no mucho hay otros como Almansa, Alcalá de Júcar o Yeste.

Los amantes de la naturaleza deberían tener marcado en rojo Albacete por lugares como las Lagunas de Ruidera o el nacimiento del río Mundo, en el Parque Natural de los Calares del Mundo y de la Sima.

¡Ah! Si haces turismo en Castilla-La Mancha, además de ver lugares sus lugares más icónicos, no olvides probar sus quesos y vinos de renombre internacional. ¡Que estás en La Mancha!

Configurar